El sueño de Pecola

Nov 11, 2018 | Habitación propia | 0 Comentarios

Alba Carosio

Pecola es el personaje central de “Ojos Azules”, la novela inicial de Toni Morrison, quien fuera la primera mujer negra en ganar el Premio Nobel de Literatura en 1993.  Toni no es la primera escritora negra de su país, pero es la que funda una literatura escrita desde y para los afroamericanos, sin concesiones, traducciones ni alivios para blancos o negros integrados. Su narrativa muestra la doble opresión de las mujeres, está escrita desde su alma, y es genuina y genéticamente femenina.

Sus personajes son niñas y mujeres de la comunidad afroamericana, que participan de los mitos, prejuicios, fortalezas y sufrimientos de su pueblo, pero también de sus maldades y violencias. Una violencia que forma parte de la vida cotidiana de quienes han sido enseñadas a odiarse a sí mismas, a despreciarse por no ser como las niñas rubias, las queridas y apreciadas jóvenes doradas de las películas. Ojos azules, cabello rubio y piel blanca pálida eran la definición de la belleza.

Pecola era una niña negra, con el dolor de la violencia familiar, de su padre que la amaba pero la embarazó, con el desamparo de su casa incendiada. Sus amigas negras que han plantado caléndulas que no florecen porque Pecola daría a luz un hijo incestuoso. Pero hay una manera de escapar al sufrimiento, Pecola sueña que tiene los ojos celestes mientras escucha las peleas de su familia o su padre la molesta por las noches.  La magia de los ojos azules lleva a Pecola fuera del dolor, hacia una vida de amor, la belleza es el pasaporte del amor y la felicidad. 

Fealdad y pobreza son los estigmas del racismo, y la violación destino para las mujeres negras, de ese destino, sólo puede escaparse con la locura. Y en el final, Pecola deambula fuera del pueblo, con unos ojos que se convirtieron en azules.

Pin It on Pinterest

Share This